En 2017, nació Dior Addict Lacquer Stick, un híbrido entre laca y bálsamo, de aplicación fácil y divertida, que transformó nuestras costumbres del maquillaje de labios. En 2018, Dior llega aún más lejos en el dominio de la laca y del cuidado para crear Dior Addict Lacquer Plump, la primera tinta lacada voluminizadora de Dior.

Esta fina laca de poder voluminizador es una verdadera proeza de los laboratorios Dior. Como una tinta, Dior Addict Lacquer Plump tiñe los labios con colores que se funden y de larga duración durante 8 horas.

Como un instrumento repulpante, ofrece un efecto voluminizador, perfilador, alisador y una hidratación inédita en una tinta. 24h tras la utilización, los labios ven como su índice de hidratación aumenta en un 78%. ¿Su secreto? Una emulsión aceite en agua cargada de pigmentos y enriquecida con extracto de hibisco de origen natural para el efecto voluminizador, ácido hialurónico para la hidratación y un ingrediente que procura una sensación de frescor.

"Es una innovación en formulación fascinante. Hemos conseguido desarrollar el brillo y el color hasta el extremo en sus diferentes efectos con una formulación de tratamiento reconfortante y una textura extra gracias a su generoso aplicador en esponja, que optimiza el brillo y la ligereza de su textura, la dosis justa de materia se deposita desde la primera pasada de forma intuitiva", dice Peter Philips.

Una paleta de colores brillantes

Los diez y seis colores puestos a punto por Peter Philips responden a todas nuestras necesidades de fiesta, intemporales, eléctricas o definitivamente llamativas.

En la familia Classics, a la vez elegante y sofisticada, perdemos la cabeza por el palisandro 456 Dior Pretty.

En la colección de tonos neón, sucumbimos ante el 676 Dior Fever, un fucsia intenso pero fácil de llevar gracias a su pizca de azul y, en la familia Glitters, en la que el brillo ocupa un puesto de honor con un acabado glitter sin sensación de lentejuelas sobre los labios, es 538 Dior Glitz, un coral de acabado lurex que nos seduce. Toda la familia se ha trabajado como un homenaje al color con una firma muy Dior, que pone en valor cada uno de los chispeantes tonos", termina Philips.